Catalina González | 21 agosto, 2019
Compartir en

Cómo controlar tu peso equilibrando de mejor manera tu dieta y ejercicios

¿Necesitas controlar tu peso pero no sabes cómo lograrlo sin adoptar una dieta muy estricta o hacer ejercicios que no puedes integrar a tu rutina?

En este blog te damos las claves para que alcances este objetivo aprovechando tu actual estilo de vida.

Cuando tomas la decisión de bajar de peso, sea cual sea la razón que te lleva a eso, es necesario que consideres tus circunstancias personales antes de hacer cualquier cosa.

Tu organismo y tu estilo de vida son únicos. Por ende, tu plan de trabajo tiene que ser completamente personalizado. De esta manera es más fácil que sigas una disciplina y seas constante.

Así evitas sufrir el famoso "efecto rebote" que ocurre siempre cuando una persona sin preparación se pone a hacer dietas o ejercicios de un día para otro.

No es una cuestión de esperar milagros. De hecho, es más fácil sostener a lo largo del tiempo un mejor estilo de vida si partes de tus mismos gustos, tipo de actividad diaria y edad, explica la nutrióloga Ada Cuevas, de la Clínica Los Condes, en entrevista con diario La Tercera. ¿Cómo lograrlo?

Pierde peso con una alimentación variada

Con ayuda de un nutricionista, diseña un plan alimenticio que parta de las cosas que te gustan, pero racionalizando las cantidades que consumes y organizando la ingesta de los alimentos durante el día.

El portal de salud y bienestar Crear Salud añade que parte de este orden es entender qué comes exactamente y para qué, así como darse cuenta de que comer de manera consciente ayuda a terminar rápidamente con los malos hábitos alimenticios.

Ser consciente al comer te permite seguir ingiriendo todo tipo de alimentos, solo que en cantidades y frecuencias distintas. El Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Chile indica en esta guía que tu dieta diaria debe ser lo más variada posible, utilizando los alimentos que integran desde siempre la pirámide de la alimentación saludable que, a grandes rasgos, se distribuye así:

Pirámide alimenticia 

Piramide alimentaria

Nivel 1 (base de la pirámide): Cereales, papas y legumbres frescas.

Mientras más energía requieras en el día, más de estos alimentos debes consumir. Prefiere cereales integrales, pues estos nos ayudan a mantener los niveles de azúcar normales en la sangre.

Nivel 2: Frutas y verduras.

Son fuentes importantes de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes.

Nivel 3: Lácteos, carnes, mariscos, pollo y leguminosas secas.

De este grupo obtienes calcio y proteínas. Los especialistas aconsejan comer más pescado y carnes blancas mientras que las carnes rojas (o magra), en menor proporción. También varía su ingesta alternándolos con garbanzos, lentejas, porotos o arvejas.

Nivel 4: Aceites, grasas, mantequilla, margarina, nueces, maní, paltas y aceitunas.

Es mejor si prefieres las grasas vegetales que provienen de las semillas y el aceite de oliva extra virgen, con consumo moderado.

Nivel 5 (punta de la pirámide): Azúcares.

Ingiere azúcar y todos aquellos alimentos que lo contienen en abundancia ocasionalmente, pues en realidad no son esenciales para la vida y están muy asociados con la obesidad.

Como ves, la comida variada es fundamental pues no todos los alimentos contienen todos los nutrientes que necesitas.

La clave está en que comas con gusto y con consciencia, considerando que es tu actividad física diaria la que determina la cantidad de energía y el tipo de alimentos que necesitas consumir.

Pierde peso según la actividad física que puedas y te guste realizar

Como decíamos anteriormente, una dieta saludable debe ir acompañada de una actividad física que te resulte atractiva practicar y en la que seas constante.

Este es el mejor remedio para adelgazar y mantenerte en el peso que te propongas.

Mantén la práctica de ejercicio por lo menos 3 veces a la semana, alternando aquellos que son de alta intensidad con rutinas más ligeras.

Haz los ejercicios de manera gradual, por lo menos 3 veces por semana, para que la demanda no te resulte agresiva y puedas sostener la disciplina, que es fundamental.

También considera que la actividad física te ayuda a mantener los niveles de glucosa en sangre y aumenta la sensibilidad de los receptores de insulina, evitando así enfermedades como la diabetes tipo 2.

Consume suplementos nutricionales que te ayudan a bajar de peso

Nutrirse no es lo mismo que alimentarse. El primer proceso es una labor que tu organismo hace naturalmente, transformando las sustancias químicas que provienen de los alimentos.

En este sentido, los suplementos nutricionales son complementos importantes para que alcances tus objetivos, ofreciéndote cantidad de nutrientes que no encuentras en todas las comidas del día y ayudándote a aprovecharlos de la mejor manera.

Además, este tipo de productos te ofrece un mayor rendimiento en la actividad física, lo que se traduce en un mejor metabolismo y mayor quema de calorías.

¡Prepárate bien!

Para alcanzar tu peso deseado no necesitas adoptar dietas milagrosas. Puedes organizar tus comidas a partir de los alimentos que te gustan, pero en raciones moderadas y según el tipo de actividad física que hagas diariamente.

Junto con ello, combina el ejercicio físico con el consumo de suplementos nutricionales para que alcances tu objetivo de manera más eficiente.

Sobre todo, sé constante y consulta a un especialista en nutrición para que estos cambios funcionen.

¿Cómo usar un quemador de grasa para lograr tus objetivos?

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Suscríbete al Nutriblog